Secreto 67

Mi Maestro me habló de estas cosas hace más de dieciocho mil años. No le creí. Él vino una y otra vez y yo no quería escuchar, pues me parecía irrelevante. Eran tiempos difíciles. El antiguo imperio había pasado. La civilización se dispersó y se perdió, y muchos grandes fueron conducidos bajo tierra y destruidos. Eran perseguidos. Los registros de la historia fueron destruidos. Fue un período de grandes desgracias. Frente a tales calamidades, las palabras que él dijo apenas me parecieron relevantes. Y aun así elegí escuchar, porque había escuchado antes sus palabras. Ellas tocaron en mí un acorde antiguo, un recuerdo ancestral. Recordé una experiencia antes de nacer que no pude olvidar: Me colocaron en un estrado y me prepararon para entrar al mundo. Arrojaron una luz sobre mi cabeza y dijeron: “No olvidarás esta luz”. Y recordé. Mi Maestro, quien ahora está conmigo igual que antes, me preparó. Las cosas que tú encuentras son mucho menos difíciles, aunque tienes muchas más necesidades y complejidades en tu vida que nosotros. Comida y refugio: esas eran nuestras preocupaciones. Tienes muchas preocupaciones con las que nosotros ni siquiera soñábamos.

Inicio
anteriorpróximo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.